: 1

Pisos y Casas Baratos a la Venta en Yélamos de Abajo (Guadalajara)

38.000 €

24 €/m²
1.600 m² - -
Casa Compra - Agente Inmobiliario

Casa En venta en Irueste

Yélamos de Abajo

Se vende en la villa de Irueste (Guadalajara), dos parcelas, una de 955 m2. con dos casas bajas.<br>Una de 122 m2. y la otra de 89 m2. Y otra parcela independiente de 600 m2. <br>Zona estupenda, muy verde con agua y paisajes de montaña.<br><br>La villa está ubicada a unos 30 kilómetros de la capital de la provincia, en el fondo del valle del arroyo de San Andrés, afluente del río Tajuña, entre el citado arroyo y la pendiente que sube al páramo alcarreño, orientada al norte. Su término municipal limita con los de Romanones, Balconete, Yélamos de Abajo, Yélamos de Arriba, Tendilla y Peñalver. Uno de los más recónditos y hermosos valles alcarreños. Pinares y olivos, pedregales y un pequeño cogollo de huertos a sus pies, forman los paisajes que le rodea, siendo la llanura cereal la que en el alto páramo le nutre. Es hoy todavía, como hace cuatro siglos decían de él los cronistas, abundoso en fuentes y buenas aguas.<br>Podrá deambular por sus calles admirando algunos ejemplos destacables de arquitectura popular netamente alcarreña, con muros de piedra caliza y adobes entramados. A la entrada, junto al río, se admiran una sencilla ermita de estrecho atrio, y el parador o portazgo que muestra su arquitectura recia y tradicional de la comarca. Por el puente de piedra, de un solo ojo, pasaba antaño el camino real.<br>En lo más alto del pueblo se encuentra la iglesia parroquial, que aunque de estilo románico en su origen, hoy no conserva nada de tal carácter, pues a comienzos de este siglo se hundió y fue rehecha por completo, a excepción de la torre, del siglo XVI, muy sencilla, toda e}la de piedra. Escoltando la entrada hubo un pequeño atrio, ya desmontado, de cuyas columnas se conservan los capiteles renacientes de un severo clasicismo. El ábside muestra al exterior una cornisa biselada que se apoya en ménsulas sencillas, y presenta estrechas ventanas. En las afueras del Pueblo hubo un rollo o picota, símbolo de villazgo, que fue desmontado hace tiempo.